Cine VídeoAnálisisCine y Video Clásico

Drácula, príncipe de las tinieblas (1966). Auténtico icono del cine de terror

Título original: "Dracula: Prince of darkness" (1966)
Distribuida por Divisa Home Video
Director: Terence Fisher
Guión: Jimmy Sangster
Reparto: Christopher Lee, Barbara Shelley, Francis Matthews, 
Andrew Keir, Suzan Farmer, Charles 'Bud' Tingwell, Thorley Walters,
Philip Latham, Walter Brown, George Woodbridge, Jack Lambert 
Fotografía: Michael Reed
Música: James Bernard
Género: Terror
País: Reino Unido
Año: 1966
Recomendada para mayores de: 18 años
Duración: 90 minutos
Estreno BD: 16 de octubre de 2023

 

 

Divisa Home Video nos trae «Drácula, príncipe de las tinieblas» (1966), una de las películas más icónicas de terror gótico producidas por la Hammer. Dirigida por Terence Fisher y protagonizada por el legendario Christopher Lee en el papel del temible conde Drácula.

 

 

Sinopsis

En los Cárpatos, dos parejas formadas por Helen y Alan, y Diana y Charles, llegan al castillo de Drácula, en donde son atendidos por su siniestro criado Klove, quien planea revivir a su amo con la sangre de sus invitados.

 

 

Imagen y sonido

La calidad de imagen de este Blu-ray es correcta, con una fotografía elegante y bien cuidada que nos permite apreciar los detalles de la película. «Drácula, príncipe de las tinieblas», nos sumerge en una atmósfera gótica llena de suspense que captura la esencia del horror clásico.

El audio está bien equilibrado, envuelto con una agradable banda sonora que complementa la experiencia visual. El diálogo es siempre limpio y claro. El sonido es LPCM mono, tanto en castellano como en la versión original en inglés.

 

 

Extras

Los extras de este Blu-ray son prácticamente inexistentes. Solo disponemos de una galería de imágenes. Aunque he de reconocer que esta galería es más interesante que las que estamos acostumbrados, pues se trata de una recopilación de carteles y anuncios de prensa.

  • Galería

 

 

Opinión

La sombra del Conde Drácula ha estado presente desde los inicios del séptimo arte. No cabe duda de que «Nosferatu» (1922), obra cumbre del expresionismo alemán, es el título estrella del cine mudo vampírico de los años veinte y, hoy en día, sigue siendo la versión más aterradora del sanguinario príncipe de Transilvania.

Aunque parte de la misma fuente que las futuras encarnaciones del legendario vampiro, tiene un enfoque radicalmente distinto. La principal diferencia radica en su aspecto. En esta adaptación no autorizada de la novela de Bram Stoker, protagonizada magistralmente por Max Schreck, no tenemos al conde Drácula sino al inquietante conde Orlok. Con sus rasgos grotescos, lejos de causar la tensión sexual con la que sus sucesores tratarán de embaucar a sus víctimas, deja a su paso una epidemia de terror, enfermedad y muerte.

Hay referencias que demuestran que un año antes en Hungría, se estrenó una película titulada «La muerte de Drácula» (1921), de la cual por desgracia solo se conserva el cartel y unos pocos fotogramas. Otros títulos del cine mudo claramente influenciados por la novela de Bram Stoker, de los que lamentablemente tampoco se conservan copias, son la polaca «Wampiry Warzawy» (1925) y «London after midnight» (1927) dirigida por Tod Browning y protagonizada por Lon Chaney, conocido popularmente como el hombre de las mil caras.

 

 

Tras estas primeras muestras de cine vampírico, llegó la gran puesta de largo del vampiro aristocrático con «Drácula» (1931), el clásico de Universal, dirigido por Tod Browning, que catapultó a la fama a Bela Lugosi. Su voz profunda y su acento húngaro le dieron un aire distintivo como un vampiro seductor y misterioso. De hecho, Bela Lugosi interiorizó tanto el personaje que fue Drácula hasta su muerte, llegando a pedir ser enterrado con su capa de vampiro.

Posteriormente, a finales de la década de los cincuenta, Christopher Lee tomó el relevo del icónico vampiro de la mano de la mítica productora inglesa Hammer que relanzó los monstruos clásicos de Universal. «Drácula» (1958) es una obra maestra del cine de terror británico, dirigida por Terence Fisher, que logra una elegante puesta en escena poderosamente perturbadora. La Hammer encontró un auténtico filón con este maquiavélico vampiro de ojos inyectados en sangre que pone los pelos de punta.

«Drácula, príncipe de las tinieblas» (1966) retoma la historia después de su aparente muerte, con un breve prólogo que nos muestra cómo fue reducido a cenizas. Nos presenta un grupo de incautos viajeros ingleses que llegan a una pequeña aldea en los Cárpatos, donde hacen caso omiso a las advertencias de los aldeanos de no acercarse al siniestro castillo del conde Drácula, descubriendo demasiado tarde que han sido atraídos hacia ese lugar para resucitarlo.

 

 

Las secuencias de horror son impactantes y cuentan con efectos especiales efectivos para la época. El éxito fue tan grande que a partir de los años setenta el mito del vampiro se extendió con multitud de versiones de todo tipo, desde las más románticas como «Drácula» (1979) de Frank Langella, pasando por el blaxploitation y el cine asiático.

El Drácula más icónico y carismático es Bela Lugosi. Sin embargo, para muchos, la interpretación más terrorífica es la de Christopher Lee, quien retrató a Drácula como un depredador aterrador. Lo que no hay duda es que ciertas interpretaciones han dejado su huella: Bela Lugosi aportó su elegancia teatral, Christopher Lee su intensidad amenazante y Frank Langella un enfoque más romántico y seductor. Desde la novela de Bram Stoker, Drácula siempre ha estado envuelto en una aura de romanticismo oscuro con cierto componente sexual, pero es con Christopher Lee cuando se acentúa el erotismo. Su Drácula es un depredador brutal. Con su presencia imponente y una mirada penetrante, encarna a la perfección el halo de terror que rodea al personaje. Aunque tiene un papel sin apenas diálogos, su actuación es magnética y su simple presencia en pantalla es suficiente para causar escalofríos. Nos hallamos ante una de las interpretaciones más aterradoras del personaje, junto con «Nosferatu» de Murnau.

 

 

Características técnicas
- Soporte: BD-50
- Imagen: 2.35:1 widescreen 16/9 panorámica 1080p
- Sonido: Inglés, castellano LPCM 1.0
- Subtítulos: Castellano 
Equipo utilizado
Televisor: Samsung UE40ES7000S 40" SMART TV
Reproductor: Sony BDP-S185
Receptor AV: Onkyo
Sistema de altavoces 5.1: JBL

  • Imagen
  • Sonido
  • Información en carátula
  • Extras
  • Presentación
  • Valoración artística
3.3

Deja un comentario