AnálisisCine VídeoCine y Video ClásicoNoticias

Sitges 2023. The Primevals, el sueño maldito de David Allen

Una de mis principales motivaciones para acudir a esta última edición del Festival de Sitges fue asistir a la premier europea de «The Primevals», el proyecto maldito del legendario animador de stop motion David Allen, que por fin ha visto la luz varias décadas después de ser concebido.

 

 

Para aquellos que no os suene su nombre, David Allen fue uno de los animadores más importantes de stop motion de los años 70, 80 y 90. Trabajó en títulos tan emblemáticos como «Cuando los dinosaurios dominaban la tierra» (1970), «Flesh Gordon» (1974), «Laserblast» (1978), «Aullidos» (1981), «La serpiente voladora» (1982), «Dolls» (1987), «Nuestros maravillosos aliados» (1987), «Willow» (1988), «Ghoulies II» (1988), «Cariño, he encogido a los niños» (1989) y «La novia de Re-Animator» (1990). Incluso fue nominado al Óscar por «El secreto de la pirámide» (1985).

 

 

Entre proyectos, Allen estuvo trabajando de manera intermitente en el stop motion de «The Primevals», su proyecto personal al que le dedicó prácticamente toda su vida. Este proyecto lo empezó a concebir en los años 60 bajo el título de «Raiders of the Stone Ring» e incluso llamó la atención de la mítica productora Hammer. No obstante, las negociaciones finalmente no prosperaron. Mientras trabajaba en la película de ciencia ficción «Laserblast» (1978), el productor y director Charles Band se interesó en financiar su película a través de la compañía Empire, especializada en el género de terror y fantasía, responsable de producir películas de culto como «Ghoulies» (1984), «Re-Animator» (1985), «Dolls» (1987) y «Resonator» (1986). A pesar de aparecer en la portada de la revista Cinefantastique y de ser anunciado durante años como un inminente proyecto de la productora, este se estancó y no pasó más allá de la etapa de preproducción.

 

 

Tras problemas financieros, Empire desapareció y de sus cenizas surgió Full Moon, centrándose en la creación de extrañas películas de Serie B. David Allen no arrojó la toalla y le propuso a Charles Band trabajar en sus películas mientras conseguía la financiación, consciente de que su ambicioso proyecto era demasiado grande para ellos. En esta etapa, durante la cual trabajó en Full Moon, destacan películas como «Puppet Master» (1989), «Subspecies» (1991), «Demonic Toys» (1992) y «Doctor Mordrid» (1992), así como la encantadora trilogía de «Prehysteria!» (1993).

 

 

Finalmente, en 1994 comenzó el rodaje de «The Primevals», siendo la producción más grande y más cara de Full Moon. Esta combinaría la acción en vivo con la animación en stop motion, con numerosos sets de filmación repartidos entre Rumania y el norte de Italia. Estaba previsto un largo proceso de postproducción en el que Allen crearía todo tipo de criaturas mediante stop motion. Pero, desgraciadamente en 1999 enfermó y falleció de cáncer a la edad de 54 años, dejando la esperada película sin terminar.

 

 

Después de cuatro décadas, Full Moon ha completado esta película que ya todos dábamos por perdida. Este largometraje es una rareza que los amantes de la animación fotograma a fotograma llevábamos años esperando. El resultado son dos versiones de «The Primevals»: la primera, completada bajo la supervisión de Charles Band, es la que tuvimos la oportunidad de ver en Sitges. La segunda es un montaje del director inacabado pero fiel a la visión original de David Allen. Esta segunda versión se podrá ver en una futura edición en Blu-ray.

 

 

En la presentación en el cine Retiro, el ambiente estaba cargado de expectación y nostalgia con la presencia del productor Charles Band y el animador Chris Endicott. La sorpresa fue que los acompañaba Ted Nicolaou, director de películas de culto como «TerrorVision» (1986), «Subspecies» (1991) y «Dragonworld» (1994).

«The Primevals» no es una de esas películas que buscan la nostalgia emulando un tiempo pasado, sino que posee el sabor auténtico de otra época. Estas palabras de Charles Band resumen su esencia: «Algunas películas actuales tratan de buscar un look de los noventa, pero en «The Primevals» esa apariencia es genuina porque realmente el rodaje de los actores y de muchos planos de animación se produjo hace treinta años».

Sinceramente, disfruté como un niño con este legado arqueológico de David Allen y su exquisito stop motion. Es una película atrapada en otro tiempo, con una forma de abordar el cine que prácticamente ya se ha extinguido y que, seguramente a las nuevas generaciones les parecerá muy desfasada. Es difícil decir si conectará con alguien que no sea fanático del stop motion o del catálogo de Charles Band. Sin duda alguna, para disfrutarla como es debido, es esencial verla con la curiosidad y la mirada de un niño.

 

 

«The Primevals» es una obra claramente influenciada por el «Viaje al centro de la Tierra», y no cabe duda de que rinde homenaje al  legendario «King Kong» de 1933. La trama nos lleva junto a un equipo de arqueólogos que se dirige al Himalaya en búsqueda del enigmático Yeti, tras haber sido capturado un ejemplar y sus restos exhibidos en un museo de Estados Unidos. La expedición los lleva a encontrarse con una tribu de homínidos primitivos y a descubrir seres que desafían su imaginación. En esta aventura nos topamos con civilizaciones perdidas, yetis, reptilianos, cuevas con entradas en forma de calavera y hasta ovnis. Todo ello acompañado por una emocionante banda sonora compuesta por Richard Band.

 

 

«The Primevals» es en esencia, una entrañable e ingenua película de aventuras y ciencia ficción, con ecos a Julio Verne, que hará las delicias de aquellos que disfrutamos de la magia del stop motion y los efectos especiales artesanales, al estilo de los grandes maestros de la animación como Willis O’Brien, Ray Harryhausen, Jim Danforth y Phil Tippett.

 

 

Charles Band con Jordi Izquierdo Olivé
Charles Band con Jordi Izquierdo Olivé          
Ted Nicolaou con Jordi Izquierdo Olivé
Ted Nicolaou con Jordi Izquierdo Olivé

 

Deja un comentario